Demuelen segunda comisaría de Chillán

publicado en: Noticias | 0

caluga

 

(Gentileza Diario La Discusión). Cascos de colores, en vez de quepis verdes; chuzos y mazos, en vez de revólveres y rifles; y maquinaria pesada en vez de furgones y patrullas. Más encima, no faltó la feliz radio encendida para darle ritmo al trabajo.

 

Así fue el ambiente durante el primer día, tras cuatro años de pasar  como un edificio fantasma, en lo que históricamente fue la Segunda Comisaría de Chillán, que volvió a albergar personas en faenas laborales, no policiales, sino que trabajadores en obras de demolición a cargo de una cuadrilla de obreros de la Constructora Alcorp, empresa que se propuso entregar en febrero de 2015 el moderno proyecto que albergará a quienes forman parte de la comisaría más importante de Ñuble.

 

A cuatro años del terremoto que dejó el edificio desahuciado, los funcionarios han operado en el sector Huambalí como base, y si bien el proyecto se debió haber concretado con antelación, hubo dos llamados fallidos  a licitación, debido a la baja cantidad de dinero que el MOP ofrecía, y que debieron prácticamente duplicar para despertar el interés de las firmas constructoras, siendo la de Ariel Larenas la que se adjudicó el proyecto por un monto cercano a los $3.400 millones.

 

El edificio volverá a reunir a las unidades especializadas como la SIP, el OS10 y a la oficina fiscalizadora de armas, además de contar con dependencias para la Cenco, casino, salas de reuniones, salas de espera y calabozos, dentro de una estructura de tres pisos, un zócalo, fabricado en hormigón armado en su base, con estructuras metálicas en las plantas altas, paneles térmicos y paneles microperforados.

 

“Sin duda que esto generará muchos beneficios, no sólo para los carabineros que trabajarán aquí, sino para las mismas personas que concurren a realizar trámites a nuestras dependencias”, explicó el comandante Luis Silva.

 

La Segunda Comisaría de Chillán atiende en promedio a 100 personas diarias y trabajan cerca de 270 funcionarios.